Sin sueldo pero con vocación enseñan bajo un galpón en el Bañado Norte

10

Vocación es lo único necesario para enseñar. Lo demuestran el profesor de guaraní Édgar Villalba y jóvenes voluntarios, que en la humilde comunidad Sander, del bañado Norte, a orillas de la Laguna Pytã, crearon un improvisado centro comunitario donde brindan apoyo escolar a unos treinta niños de la zona.
El maestro no tiene aún rubro del Estado, ya que su título está en trámite. Mientras, sigue siendo reciclador. Cuenta con lágrimas en los ojos que “juntando plástico” pudo terminar sus estudios. “Somos una comunidad olvidada por el Gobierno. Me siento orgulloso como docente, sin sueldo pero con vocación para servir a mi comunidad”, sostuvo. Contó que tras reunir algunas sillas y lo básico, hace unos diez días comenzó a enseñar bajo el galpón.
Previo lavado de manos y munidos de tapabocas, de lunes a lunes, de mañana y de tarde, niños del Pre Jardín hasta el Noveno Grado reciben refuerzo de matemáticas, castellano, ciencias naturales y otras materias. Los alumnos cantan, dibujan, hacen las tareas que reciben de sus escuelas por WhatsApp y hacen retroalimentación. En el recreo, pescan en la laguna.
El pequeño galpón es de madera, chapas y bolsas de plástico. Así y todo ayer por la tarde, en medio de la lluvia, las clases siguieron. Los más pequeños pasaron a la casa de una vecina, mientras otros continuaron bajo el galpón con sus cuadernos.
Entre los voluntarios hay jóvenes que a su vez siguen estudiando. Por ejemplo Guiliana, que va al Primer Año de la Media, y Pablo, que cursa el Séptimo Grado. Contentos asisten ambos a los niños de su comunidad.
Con apoyo de donaciones de útiles escolares y merienda, Villalba quiere llevar este proyecto hasta noviembre. Para ello también necesita edificar un espacio cerrado que proteja a los niños del frío y la lluvia. Quienes quieran ayudar pueden llamar al 0971-355590.
“La educación es un derecho”, aseveró Villalba. Él vive con sus hermanos y su mamá en una pequeña casita de madera terciada y techo eternit. “No tengo lujo, pero tengo el corazón muy grande”, dijo. “No quiero nada para mí. Quiero que los niños, jóvenes, adolescentes del Bañado, puedan surgir, que no estén metidos en la droga”, añadió. “El mayor orgullo sería para mí que la ciudadanía venga y vea la necesidad de estos niños. Necesitamos ayuda”, remarcó.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More