Indolentes malgastan plata del pueblo que debería usarse para medicamentos, clama sacerdote

15

Respetando el protocolo sanitario para este tipo de actividades, los fieles se congregaron esta mañana en la parroquia Nuestra Señora del Carmen para celebrar el Día de la Divina Misericordia. Aún en proceso de recuperación luego de haber estado internado por covid-19, el párroco Angel Arévalos presidió la misa de las 09:00.
En su homolía, el religioso instó a que las oraciones lleven a la práctica de la misericordia. Resaltó que el pueblo paraguayo, misericordioso, está yendo a los hospitales a ayudar a los enfermos, a solidarizarse. También destacó la importancia de las palabras, de los mensajes de aliento, para quienes están internados.
Sin embargo, Arévalos dijo que el covid-19 también está mostrando el otro lado de los paraguayos, cómo hubo “inmisericordes, que nos tuvieron encerrados un año sin hacer nada”. “Eso es ser inmisericorde; no tiene compasión de su pueblo y si es posible va a sacar de la boca, del bolsillo, de la salud de la gente para que se pueda llenar. Ser inmisericorde quiere decir no preocuparse”, resaltó.
“Qué triste, en una circunstancia tan difícil, donde nuestro pueblo llora, nuestro pueblo está postrado, donde nuestro pueblo está necesitado, y que se aprovechen de estas circunstancias, malgastando la plata del pueblo que podía servir para la salud”, clamó el párroco.
“En este momento nosotros tendríamos que olvidarnos de puentes, de seguros médicos vip, teníamos que olvidarnos de sobresueldos. Todo eso tenía que ser plata para remedios, que no falten remedios. Y nuestra gente peregrinando tiene que irse hasta Clorinda, mendigando medicamentos. Eso es ser indolente, eso es ser inmisericorde”, señaló el sacerdote.
El religioso pidió al Señor que lleguen al país las vacunas contra el covid-19, que el pueblo cumpla el protocolo sanitaria y que haya solidaridad y que quienes puedan, “se conviertan”, que diputados y senadores “saquen de sus bolsillos” para ayudar a la gente.
Así también, ya finalizando su homilía, el párroco se refirió a la renegociación del Anexo C de Itaipú Binacional. “No podemos entregar Itaipú. Es la salvación del pueblo”, aseguró.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More