En Alberdi, la mayoría de los locales quebró y ya no se pudo recuperar

14

ALBERDI, departamento de Ñeembucú (Miguel Ángel Rodríguez, corresponsal). El presidente de la Cámara de Comercio de Alberdi, Miguel Vázquez, indicó que este distrito depende 100% del comercio fronterizo, razón por la cual la situación es crítica, considerando que desde hace 13 meses están sin poder trabajar por el cierre de frontera.
Recordemos que en marzo de 2020, las fronteras fueron cerradas para evitar el avance del coronavirus en nuestro país. Meses después se reabrieron las entradas al país que lindan con ciudades brasileñas, pero no así con las argentinas.
En forma directa, 3.000 empleados fueron despedidos cuando los comercios cerraron sus puertas, 6.000 trabajadores informales (paseros, estibadores, carretilleros, ayudantes) también quedaron sin la posibilidad de poder trabajar.
Según la Cámara de Comercio, de aproximadamente 1.000 casas comerciales existentes en Alberdi, el 99% está cerrado. A raíz de esta situación, propietarios quebraron o se mudaron a otras ciudades que están un poco mejor que esta comunidad.
“La zona comercial ubicada sobre la avenida Soldado Paraguayo, de una extensión de 700 metros, que anteriormente estaba abarrotada de comercios, hoy está desolada, más bien se parece a un cementerio”, comentó Vázquez.
Subsidio llega cuando ya se pide limosna
Sobre el subsidio que recibirán del Gobierno Nacional los comerciantes de frontera, indicó que es la primera ayuda directa que van a tener en 13 meses de pandemia, les servirá para poder sobrevivir un tiempo más. Aunque son conscientes que la Argentina este año no abrirá la frontera, razón por la que podría quedar corta la ayuda.
“Es ayuda para cuidar nuestra salud y poder alimentarnos. El futuro que se avizora no es alentador. Cada día que pasa hay más personas que están entrando en la indigencia, hay quienes ya están pidiendo limosna, nos ayudamos entre todos, pero llegará un momento en que esto va explotar. La situación ya es insostenible, las actividades solidarias ya no son suficientes”, alertó.
Hablando y comparando económicamente, Alberdi era una ciudad mejor pocisionada que otras del Paraguay, según lo comentado. Porque ingresaban por día 3.000 a 5.000 turistas con un gasto promedio de 300 a 500 dólares, lo que permitió que muchas personas pudieran ahorrar, pero esas reservas ya se están acabando. Ir a Asunción o a otras ciudades para ampliar el cinturón de pobreza no es la solución, puntualizó.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More