Muzak Mall, otra “joya” de la movida nocturna que será demolida

13

Apostada en las calles José Ocampos Lanzoni y Moisés Bertoni, del barrio Herrera de Asunción, estuvo erigida por años la discoteca Muzak Mall, el más emblemático y concurrido recinto de fiestas de los años 1980 y 1990. El local que fue el escenario de inolvidables noches de baile y cuna de destacados DJ nacionales hoy está siendo demolido.
La disco fue inaugurada el 1 de enero de 1980 con el nombre de “Muzak Disco”. Sus propietarios fundadores fueron Carlos Capello Riveros y Carlos Aquino Gilardi. Su gerente fue Domingo Marcelli. Su arquitectura, que emula un palacete onírico, fue obra de Hugo Bogado.
Tenía dos pistas de baile, una de ellas con música lenta y la otra con músicas rápidas, que fue toda una novedad para la época, según describe Alan Wood, quien fue DJ en el lugar.
En sus noches de fiesta de 1980 a 1982 tuvo como DJ oficiales a Pedro “Nene” Burian en la pista rápida y a “Michi” Oliva en la pista lenta. “Ellos serían lo que hoy se conoce como DJ residente”, comentó. Como DJ auxiliar estaba Gustavo Britvin. También recibió a DJ invitados como Jorge Barret y Ramón Mera Scavone, entre otros.
“Yo ingreso en enero de 1982 en lugar de Pedro Burian, de la mano del DJ Gustavo Britvin, por lo que éramos 3 DJ oficiales: Gustavo Britvin, Michi Oliva y yo”, relató.
Para 1984 la disco adoptó el nombre de “Muzak Mall” ya con perfil de club con membresía. Tuvo como DJ residentes a Carlos Escobar ( ex-Caracol Club), Michi Oliva y el propio Wood. Acudían como invitados Cacho Colmán, Hugo Berecoches, Fito Cardozo, Adolfo “Coco” Ramos y otros.
En palabras del exDJ, “la apertura de Muzak Disco implicó la clausura de Caracol y obligó a los dueños, Riveros y Napout, a poner toda la carne al asador y revolucionar la noche asuncena con la apertura de Caracol Club”.
Otros DJ que pasaron por Muzak Mall desde 1988 en adelante fueron Juan José Salerno, Nino Méndez, Carlos Paats, entre otros.
Cabina Muzak Mall 1985: J.J. Salerno, Bruno Masi, Carlos Escobar y Alan Wood.
También es digno de mencionar, que Bruno Masi arrancó su carrera de conductor en Muzak Disco. conmigo en 1982, ya tenía su programa en radio Cardinal FM y además era músico con los Tommy’s y fuimos una dupla imbatible en las noches del Muzak Disco, compitiendo con Caracol Club que los tenía a Rubén Rodríguez como conductor, JJ Salerno y Carlos Escobar como DJ (sic)”, resaltó.
Por su parte, Pedro Burian, quien también fue DJ de la disco, contó que desde la noche de apertura el lugar fue muy concurrido. “Por la novedad que impuso Muzak”, acotó. Recordó que además de las dos pistas de baile, el local contaba con una confitería a la que la gente iba a comer picadas. “El sándwich más famoso fue el “sándwich de la amistad” que fue creado en la confitería”, relató.
Burián fue el primer DJ del boliche. Comentó que para su apertura hubo reservas desde días antes. Como anécdota contó que para el día de apertura aún no se había terminado de construir la pista “rápida”, por lo que se tuvo que rellenar y adecuar el espacio con sillones.
“La catedral del ruido” será demolida
“Abarrotado de gente, se llenó, imposible era, muchísima gente quedó fuera esperando a poder entrar”, dijo sobre la noche de inauguración.
El local era concurrido por reconocidas figuras de la época como Mario Ferreiro, Carlos Escobar, entre otros. Era la disco que marcaba la movida nocturna de aquella década, según refirió.
Muzak junto al Caracol fueron las discos de más prestigio de la década de los 80′s y 90′s. Ambas serán recordadas por generaciones por haber sido los boliches donde “bailaron nuestros padres”, según comentan en las redes sociales.
El Caracol fue demolido el pasado mes de setiembre, generando también que los recuerdos afloren y que se acentúe la nostalgia.
Hoy, lejos del esplendor que lo que caracterizó en sus años de apogeo, Muzak Mall es demolido y los miles de clientes que acudieron a sus instalaciones recuerdan con nostalgia sus noches de brío.
Desde que se conoció la noticia de su demolición, muchos exhabitués van hasta allí para tomarse una última fotografía con la disco de fondo. Van a pie, en bicicleta o en auto y algunos se toman un momento para observarlo y guardárselo en el recuerdo por última vez.
Entre el martes y el miércoles se hará una reunión en el sitio para tomarse una fotografía con los restos del boliche que en palabras de sus excomensales “marcó una revolución” en la movida nocturna asuncena.
Por otra parte, hay vecinos de la zona que están contentos con la demolición, puesto que tras el abandono el sitio se convirtió en la guarida de malvivientes y adictos. También estaba lleno de alimañas y basuras.
El “monstruo Ness de Asunción”
Como dato anecdótico sobre la construcción de Muzak, el arquitecto Carlos Colombino había escrito en nuestro diario una crítica al respecto. “Pocas veces podemos enfrentarnos a una construcción que refleja de una manera acabada y total a una sociedad decadente y delirante como la nuestra”, escribió al respecto.
Describió al edificio del Muzak como un “estupendo ejemplo del disparate arquitectónico” y que a juzgar por la apariencia de este, el arquitecto quiso “jugarle al propietario una broma cruel”.
Lo calificó como mediocre y un lugar que debía ser ocultado, o en todo caso puesto a la vista de todos como un fenómeno circense, como un payaso o la mujer barbuda. “El monstruo de Asunción”, aseveró.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More